La razón humanitaria

AR$ 390.00

U$s 22.00

Cantidad:

Los sentimientos morales resultan ser una energia esencial de las politicas contemporaneas: ellos nutren los discursos y legitiman las pr�cticas, especialmente cuando estas se dirigen a los despose�dos y a los dominados -que pertenecen a un mundo cercano (los pobres, los extranjeros enfermos, las personas sin vivienda) o lejano (las v�ctimas del hambre, de las epidemias, de las guerras). Por sentimientos morales entendemos


las emociones que nos conducen sobre el malestar de los otros y nos hacer desear corregirlo. Ellos asocian afectos y valores -la sensibilidad y el altruismo -, algunos hacen derivar los segundos de los primeros, es decir


la moral de los sentimientos: por lo tanto seg�n esta tradici�n filos�fica, la experiencia del sufrimiento precede al sentido del bien. La compasi�n cumple con la forma m�s acabada de esta combinaci�n paradojal entre


el coraz�n y la raz�n: es la simpat�a que se siente frente al infortunio del pr�jimo la que produce la indignaci�n moral susceptible de generar una acci�n que busque hacerlo cesar. De esa forma, frente al hombre


dejado por muerto por los tunantes en el borde de un camino, el Buen Samaritano del Evangelio se conmueve: le llena la panza, encuentra un hospedaje y paga para que reciba cuidados. Esta par�bola inaugura de


manera paradigm�tica una pol�tica de la compasi�n que riega la moral occidental mucho m�s all� de la doctrina cristiana, la que por otra parte no ostenta el monopolio de la solicitud frente a la desgracia de los otros.


En ese contexto, propongo llamar gobierno humanitario� al despliegue de los sentimientos morales en las pol�ticas contemporaneas. Gobierno debe entenderse aqu� en sentido amplio,como el conjunto de dispositivos establecidos y de las acciones realizadas para administrar, regular, favorecer la existencia de los seres humanos; el gobierno incluye, pero sobrepasa la intervenci�n del Estado, de las colectividades territoriales,


de los organismos internacionales y generalmente, de las instituciones pol�ticas.

Agradecimientos.

Introducci�n: El gobierno humanitario.

Un sufrimiento develado: los lugares de escucha para los excluidos y los marginales.

Una elecci�n pat�tica: la ayuda de urgencia a los desocupados y precarios.

Un protocolo compasivo.

Una prueba de verdad: el reconocimiento por el cuerpo de los demandantes de asilo.

Una hospitalidad ambig�a: la administraci�n de los indeseables.

Una masacre de inocentes: las representaciones de la infancia en tiempos del SIDA.

Un deseo de excepci�n: la gesti�n de los siniestrados en cat�strofes.

Una subjetividad sin sujeto: la metamorfosis de la figura del testigo.

Una humanidad desigual: la asistencia a las v�ctimas de conflictos.

Cr�tica de la raz�n humanitaria.

Bibliograf�a.

�ndice de figuras y tablas.

Año: 2016
Editorial: Prometeo Libros
Páginas: 396
Peso: 500 gramos
ISBN: 9875747718
destacados
novedades