Inmigracion y discriminacion
Colección: Saguna

AR$ 300.00

Cantidad:

Un análisis dentro de la problemática general, la zona de la 'Triple frontera' entre Argentina, Brasil y Paraguay, que configura, desde el punto de vista de las migraciones, la diversidad cultural y la discriminación, un caso particular.



En el mundo actual, la inmigración entre países vecinos o la de larga distancia, manifiesta una problemática particularmente compleja, como resultado de la transformación de los patrones migratorios internacionales tradicionales, los nuevos procesos de integración regional, y la revolución producida por los medios de transporte y las comunicaciones, que han acortado considerablemente las distancias. Esta dinámica cambiante ha modificado la naturaleza de los encuentros, desencuentros y choques entre culturas, por comparación con los que países y regiones vecinas experimentaron anteriormente. Dentro de la problemática general, la zona de la 'Triple frontera' entre Argentina, Brasil y Paraguay, configura, desde el punto de vista de las migraciones, la diversidad cultural y la discriminación, un caso particular.



El lugar de encuentro geográfico de estos tres países vecinos constituye un espacio relativamente reducido en el que confluyen poblaciones cuya diversidad étnico-cultural es llamativamente elevada. En ese pequeño territorio la movilidad de sus habitantes a través de las fronteras se incrementa permanentemente, facilitada por la construcción de infraestructura (puentes, etc), mejora del transporte y las comunicaciones, así como por el cambio significativo en las relaciones entre dichos países guiadas por principios de cooperación regional. También incide en la intensidad de los contactos, el rápido crecimiento de algunas de las ciudades de este territorio, en particular Ciudad del Este (Paraguay) y Foz de Iguazú (Brasil). Contribuye asimismo a este incremento en la movilidad, el relativamente reciente proceso de integración de estos tres países en el marco del MERCOSUR facilitado por el reemplazo de las tradicionales hipótesis de guerra entre naciones vecinas del Cono Sur, resultado de la política compartida de integración regional. Estos cambios que se han producido en forma acelerada durante las últimas décadas, inciden fuertemente en la dinámica de las relaciones entre grupos sociales de origen cultural muy diversificado.



Desde el punto de vista de las perspectivas teóricas que se emplean actualmente para el examen de procesos socioculturales como los que se desenvuelven en la zona de la 'Triple frontera', se han producido avances en las últimas décadas que permiten abordar la problemática de la diversidad cultural, la inmigración y las tensiones y contradicciones de encuentros y desencuentros que ellas producen, de manera más abarcativa y adecuada que las que se aplicaban anteriormente. La mirada actual sobre estos complejos procesos sociales, con sus consecuencias sobre las concepciones de identidad, se contrapone con anteriores formulaciones identitarias dominadas por la idea de asimilación forzosa y unívoca a una sociedad nacional (lo que solía estar asociado con múltiples formas de discriminación y desigualdad en el disfrute de Derechos y Libertades Fundamentales). En el caso peculiar de la 'Triple frontera', convergen tres sociedades nacionales, cada una de las cuales se caracteriza por una composición étnico cultural sumamente rica y diversificada. Al decir de Gilberto Gil, cuando asumió como Ministro de Cultura del Brasil, refiriéndose a su país: '(nuestra)... multiplicidad cultural... es un hecho. Paradójicamente, nuestra unidad cultural también lo es. De hecho podemos decir que nuestra diversidad interna es hoy en día uno de nuestros trazos de identidad más nítidos'[1]. En verdad esta observación puede aplicarse a Latinoamérica en general y muy particularmente a la zona de las 'Tres fronteras'. En el caso de la Argentina, Misiones es una Provincia en la que como resultado de la confluencia de la dinámica migratoria de los siglos XIX y XX de una política inmigratoria deliberada del gobierno nacional, se establecieron numerosas colonias de inmigrantes provenientes de los más diversos países del otro lado del Atlántico, no sólo europeos -incluso algunos que inicialmente habían emigrado al sur del Brasil-, sino también otros del Medio Oriente (especialmente de Siria y Líbano). Para atraer esta inmigración transoceánica se establecieron 'colonias' en las que se distribuyó tierra en unidades agrícolas familiares (lo que el gobierno nacional hizo sólo excepcionalmente en la región de la Pampa Húmeda). Como resultado de esta inmigración y del proceso de urbanización posterior se constituyeron ciudades paradigmáticas como Oberá, estudiada por el reconocido antropólogo Kenneth Ackerman[2], donde la diversidad de orígenes inmigratorios que conviven en un espacio relativamente chico, es una de las mayores existentes en el mundo actual. Allí, a esta población de origen transatlántico, se le sumaron inmigrantes criollos provenientes de otras partes del país, inmigrantes de los países vecinos, población descendiente de los guaraníes y de otros pueblos originarios, etc. Esta variedad tan amplia de orígenes inmigratorios combinados con poblaciones locales, se observa en casi toda la Provincia de Misiones, incluyendo la zona argentina de la llamada 'Triple frontera'. También las regiones limítrofes del Brasil y Paraguay poseen características, en términos de diversidad, similares, aunque quizás con una presencia de origen europeo algo menor.



A esta acentuada diversidad étnico cultural, se le agrega la impronta nacional que cada uno de los tres países ha incorporado a la cultura de las poblaciones respectivas. Esta dimensión incluye la existencia de tres idiomas dominantes en la zona de la 'Triple frontera', el castellano, el portugués y el guaraní. Como es sabido la lengua constituye una dimensión fundamental de la cultura y un idioma compartido provee un instrumento de gran importancia para la articulación de las diversidades étnico-culturales que puedan existir al interior de la sociedad nacional. De todos modos, particularmente entre el español y el portugués, la comunicación no es difícil cuando el contacto es frecuente. La dimensión nacional se fortalece y reproduce aún en sociedades en las que existe gran diversidad cultural, particularmente a través del sistema de educación formal y de los medios masivos de comunicación (aunque estos últimos introducen muchos contenidos de la variante actual de la globalización, producidos desde unos pocos países centrales).



Adicionalmente, cuando se habla de tres fronteras en una región pequeña, debe tomarse en cuenta que estos límites combinan la proximidad con el distanciamiento. Las fronteras no constituyen muros herméticos sino sistemas selectivos de pasa-no pasa; están regidas por un sistema formal de control que determina quién y en qué condiciones pasa y quién no, y de la misma manera respecto a una enorme diversidad de bienes y servicios. Los estados limítrofes que comparten una frontera determinada establecen estas reglas de juego formales, pero también existen reglas de juego informales que definen qué otros bienes o personas pasan o no pasan. Históricamente donde han habido fronteras ha existido el contrabando, tanto de personas como de mercancías. Con respecto a las normas que regulan las fronteras -como nos lo enseña la sociología jurídica-, estas no se aplican -por ejemplo- de la misma manera a un indígena o a un afrodescendiente que a alguien 'bien vestido' de aspecto europeo. Las fronteras constituyen pues un peculiar sistema de flujos y de relaciones sociales y económicas, que es aún más complejo cuando la diversidad étnico cultural es tan grande como en esta región. En lo migratorio coexisten la inmigración legal y la ilegal; los flujos turísticos; las estadías de trabajo estacionales; las visas de estudiantes; etc.



Por otra parte las fronteras nacionales están fuertemente definidas en su carácter, por las relaciones que existan entre los países de uno y otro lado de ellas. Eran muy diferentes los requisitos para pasar de un lado de la frontera a otro entre los países que comparten la 'Triple frontera', antes de que los gobiernos de la Argentina, Brasil y Paraguay impulsaran políticas comunes de cooperación e integración regional. A título ilustrativo, es útil recordar que era muy distinto el carácter de la frontera que separaba a Europa Occidental de Europa Oriental en la época de la Guerra Fría, que el actual; lo mismo puede decirse de la frontera entre Francia y Alemania antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Estas características variables a lo largo de la historia que 'marcan' las fronteras como resultado de las relaciones internacionales entre países vecinos, en buena medida definen los vínculos e intercambios culturales y humanos que se producen entre las poblaciones ubicadas a ambos lados de estas líneas.



Los cambios experimentados en la región del MERCOSUR en las últimas décadas, han tenido un fuerte impacto en contribuir a la creciente dinamización de los intercambios culturales y sociales de todo tipo en este lugar de encuentro entre el Paraguay, la Argentina y el Brasil. Las distancias pequeñas facilitan que según sea la relación de precios en uno u otro país de la zona, muchos habitantes realicen viajes incluso en el día para hacer sus compras de supermercado. También existen desplazamientos de acuerdo a cómo sea la dinámica del empleo y el salario en uno u otro país. Además se producen desplazamientos en búsqueda de mejores servicios médicos y por muchas otras razones. Numerosas familias tienen miembros que habitan en distintos países de la región. Por la existencia de las Cataratas del Iguazú y de otros atractivos turísticos esta región recibe permanentemente un flujo muy numeroso de personas provenientes de las más variadas regiones del mundo. Los turistas casi siempre transitan por más de uno de los tres países. Así la población que habita en esta región experimenta una fuerte dinámica de contactos e intercambios socioculturales muy diversificados, compartiendo también una identidad triple fronteriza, además de las respectivas identidades nacionales de origen o residencia. Esta situación concreta y cambiante ilustra muy claramente cómo las identidades nacionales incluyen diversas dimensiones identitarias, fenómeno sociocultural y político conocido hoy en día como el de las identidades múltiples.



En esta compleja realidad social se manifiestan diversas formas de discriminación, que pueden ser de tipo étnico, religioso, de origen, etc. En un primer examen y de acuerdo a la evidencia disponible las poblaciones indígenas aparecen como las que sufren en mayor grado la discriminación étnica. Ellos han padecido la expropiación de los recursos de suelo, bosque y agua de las zonas que constituían su hábitat, donde vivían y se reproducían. Lo que tienen en cambio no les garantiza la satisfacción de sus necesidades básicas ni el respeto de sus respectivas cosmovisiones. En segundo lugar, padecen más restricciones de circulación entre fronteras y en los propios territorios nacionales en los que habitan. Por último, frecuentemente el sistema educativo de los países de la región no tiene aún incorporado el bilingüismo a su proceso de enseñanza-aprendizaje, salvo en el Paraguay. También los afrodescendientes sufren diversas formas de discriminación en el acceso a lugares y servicios de diferente índole, suelen ser tratados de manera distinta en las fronteras y padecen un acceso limitado a las oportunidades de mejora de su condición social. La enseñanza formal de aplicación nacional generalizada, los invisibiliza culturalmente ignorando la historia del continente del cual provienen y del esclavismo que sufrieron a través de la inmigración forzosa, la apropiación de ellos como personas, sus familias y descendientes por parte de otros seres humanos, además de una forma especial de explotación laboral. Su identidad y su dignidad social actuales quedan así menoscabadas.



Dado el peso de la presencia de las fronteras en relación a las actividades que se desarrollan en el territorio al cual nos estamos refiriendo, pueden darse algunas características especiales en cuanto a la problemática de la llamada 'seguridad'. Sin embargo el avance de la integración regional y la rebaja de los aranceles aduaneros han disminuido la importancia que tradicionalmente tenía el contrabando, aunque pueden surgir otras actividades delictivas (p.ej.: el lavado de dinero, etc.). En el marco de la nueva doctrina de seguridad desarrollada por los países del Norte, los importantes flujos de personas entre las tres fronteras, hace que a esta región se la haga aparecer como un lugar de peligrosidad especial, particularmente en lo que se refiere a la amenaza de terrorismo. En la Argentina, en donde ya hemos aprendido duramente el costo de hacer nuestras doctrinas de seguridad nacional desarrolladas en países centrales (como las doctrinas francesas desarrolladas durante la guerra de independencia de Argelia y la doctrina de seguridad que campeó durante el período de las dictaduras que asolaron nuestros países), debemos evitar repetir la experiencia. En la actual doctrina de seguridad de algunos de los países del norte, la inmigración, fenómeno poblacional, económico, social, laboral, cultural y político, aparece reducida simplemente a la categoría de 'amenaza terrorista', deshumanizando su carácter fundamental. También en materia de seguridad es imprescindible una política formulada conjuntamente por los tres países limítrofes, debiendo evitarse cuidadosamente toda injerencia externa a los estados con responsabilidad directa en la región. La zona de la 'Triple frontera' debe ser tratada por los tres países co-linderos, tomando en cuenta sus especiales características de diversidad y convivencia casi inescapable.



Las políticas educativas y culturales de la región debieran adaptarse para tomar en cuenta esta rica complejidad y la fuerte dinámica de cambio en las que esas sociedades están inmersas. Hay que destacar la importancia de que las Secretarías de Cultura de la Argentina, Brasil y Paraguay hayan llevado a cabo el reciente Festival Cultural de las 'Tres fronteras'. La presentación de numerosos grupos de teatro, danza, música, literatura, etc., de los tres países en diversas localidades de la región, constituyó una inédita experiencia, muy valiosa, para los habitantes de la 'Triple frontera'. Este enriquecimiento de las formas cotidianas de intercambio cultural que allí existen, ha permitido llevar a cabo una experiencia que vale la pena replicar en años futuros. Entre festivales no habría que abandonar la realización de diversas formas de intercambio artístico cultural que puedan llevarse a cabo en menor escala.



Es importante destacar el aporte que a la problemática sociocultural de la región realizan los centros de investigaciones que trabajan en la zona. En primer lugar, las universidades allí ubicadas en las que existen algunas unidades de investigación y formación de postgrado. En segundo término, centros de investigación de instituciones como los consejos nacionales de investigación científica y tecnológica, parques nacionales y otros organismos similares, que también aportan conocimientos valiosos. La experiencia del festival ha mostrado asimismo el potencial de la cooperación entre Secretarías de Cultura nacionales, provinciales y municipales e instituciones artísticas locales. En este sentido también es necesario establecer una red de intercambio y vinculación que potencie la capacidad de cooperación cultural e investigación instalada por los tres países, en la región.



Para terminar corresponde mencionar muy especialmente el efecto positivo que para la vida cotidiana de quienes habitan la zona de la 'Triple frontera', va a tener la reciente derogación de la Ley General de Migraciones (conocida como Ley Videla) y la promulgación en su reemplazo de una nueva ley de migraciones (N°25.871)[3]. La ley actualmente vigente constituye una superación históricamente significativa de la política inmigratoria que región en la Argentina durante casi todo el siglo XX, ya que garantiza la protección amplia de los derechos humanos de los inmigrantes y sus familias. Quedan aún pendientes la aprobación del Decreto Reglamentario y las reformas institucionales que aseguren la vigencia plena de la nueva política inmigratoria que está implícita en la nueva Ley de Migraciones.



Notas:


1) En síntesis esta concepción coincide con la concepción desarrollada a lo largo de numerosos trabajos de investigación realizados por Darcy Ribeiro, destacado antropólogo brasileño, a lo largo de su vida. P.Ej., entre otros importantes trabajos: Processo Civilizatório - Etapas da Evolução Sócio-Cultural, Edição brasileira (1º a 3º): Editora Civilização Brasileira, 1968/1975; Edição brasileira (4º a 10º): Editora Vozes, Petrópolis, 1978/1987; Edição brasileira (1º): Editora Círculo do Livro, São Paulo, 1985.


2) Ackerman, Kenneth: 'Inmigración a Oberá entre 1928 y 1975 -La colonización secundaria-'; en: Convertirse en Criollo. Poder y aculturación recíproca en un pueblo argentino de frontera; mimeo, Buenos Aires 1983. Ver también: el trabajo de Roberto Abinzano en el que se identifican cinco etapas de la constitución de la sociedad misionera: grupos tribales americanos; procesos devenidos de la etapa colonial (encomienda, esclavitud y Misiones Jesuítico-Guaraníes) durante los Siglos XV al XVIII; frente extractivo (Siglo XX); colonización agrícola (Siglo XX) y conformación del Mercosur. (a partir del año 1991). Procesos de integración en una sociedad multiétnica. La provincia argentina de Misiones, 1880-1985, tesis doctoral Universidad de Sevilla, mimeo, 1985. Además: Bartolomé, Leopoldo: Colonias y colonizadores en Misiones, Posadas, Instituto de Investigación de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones, mimeo, 1982. Así como: Bartolomé, Leopoldo y Hermitte, Esther (compiladores): Procesos de articulación social, ed. Amorrortu Buenos Aires, 1977.


3) Giustiniani, Rubén (comp.): Migración: un derecho humano; ed. Prometeo Libros; Buenos Aires 2004. Oteiza, Enrique; Novick, Susana; Aruj, Roberto: Inmigración y discriminación, políticas y discursos; Ed. Prometeo Libros; Buenos Aires 1999.




* Enrique Oteiza es Director del INADI (Instituto Nacional Contra la Discriminación) y Profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

Año: 0
Editorial: Prometeo Libros
Páginas: 170
Peso: 400 gramos
ISBN: 9509217026
destacados
novedades